10 Razones para adoptar un gato adulto en lugar de un cachorro

Uno de los principales padecimientos en gatos en situación de calle, se trata de una enfermedad infectocontagiosa ocasionada por un virus de la familia Retroviridae que se transmite a través de la saliva de gatos infectados o una mamá puede transmitírselo a sus bebes.

Es muy común ver conflictos entre gatos por situaciones reproductivas o de territorialidad donde se muerden. Esas son las situaciones más peligrosas ya que es así como se contagia el virus. Por lo que la mejor recomendación que te podemos hacer para que tu gatito no sufra de esta enfermedad es: trata de mantenerlo en casa seguro y si sale a la calle que sea bajo tu supervisión.

Por otro lado para mantener protegido a tu gatito te recomendamos vacunar a tu gatito contra la Leucemia Viral Felina (LVF). En esta nota te contamos todo acerca de esta vacuna, sus implicaciones y consideraciones.

Se trata de una vacuna que únicamente está autorizada para aplicarse en pacientes que resultaron negativos a una prueba de laboratorio que se le debe realizar a tu gatito previamente que avale que no tiene LFV.

El método para realizar esta prueba es a través de sangre, que se obtiene muchas veces de la vena yugular, solo bastan unos mililitros para elaborar dicha prueba.

Toma en cuenta que muy probablemente tu gato tenga que someterse a una ligera sedación en caso de no dejarse o mostrarse agresivo al momento de tomar la muestra.

Los resultados pueden obtenerse en solo unos minutos o incluso hasta 24 horas después dependiendo el tipo de prueba que maneje la clínica veterinaria que estás visitando.

En caso de ser positivo el paciente, el médico veterinario será quien únicamente decidirá qué alternativas abordar para dicho tratamiento.

¿Cómo puedo saber si mi gato tiene leucemia viral felina?

La mayoría de estos gatos comienzan con signos clínicos que muchas veces deterioran rápidamente su estado de salud.

Observaremos que dejan de comer, hay una disminución marcada del peso, presentan letargia entre otras cosas más.

Si tu gato presenta algunos de estos signos será importante que visite a un médico veterinario zootecnista.

¿Cuándo debo vacunar a mi gato?

El cuadro de vacunación en un gato inicia después de las 9 semanas de edad, el médico veterinario decidirá la fecha exacta, recordando que previo a esta vacunación su médico le exigirá una prueba para la detección de leucemia viral felina.

Si el resultado es negativo se procederá a la aplicación de esta vacuna.

Si esta vacuna es aplicada por primera vez en el gato, deberá recibir un refuerzo de 3 a 4 semanas después.

Teniendo estas dos aplicaciones su revacunación será 2 años después y solo será necesario una sola aplicación.

¿Por qué revacunar 2 años después?

En felinos existe cierta predisposición a la formación de sarcomas post vacunales, un tumor altamente cancerígeno que suele desarrollarse en regiones anatómicas del cuerpo, especialmente en la región dorsal (espalda) del cuerpo del gato, donde anteriormente se aplicaron estos biológicos, por ello solo permite que tu gato sea vacunado en sus extremidades traseras.

Jamás autorices una vacunación contra leucemia viral felina si no tienes un resultado que justifique que tu gato es positivo o negativo.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *